• Informa instituto que 45 por ciento de atenciones en servicio de urgencias, en el último año, fueron a jóvenes de 15 a 29 años, con heridas autoinfligidas.
• Pueden prevenir la mayoría de los suicidios con orientación psicológica y soporte familiar.

Toluca, Estado de México, 9 de diciembre de 2019. Con el propósito de ayudar a los derechohabientes que atraviesan por cuadros depresivos o que sufren algún trastorno mental, el Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMyM) capacita constantemente a sus profesionales.

Mara Gómora Culberth, Subdirectora de Salud del ISSEMyM, explicó que psicólogos y psiquiatras refuerzan periódicamente sus conocimientos y técnicas para detectar las primeras señales de un intento de suicidio y así ser capaces de implementar acciones inmediatas con aquellos pacientes que llegan en momentos de crisis.

Detalló que 45 por ciento de los derechohabientes que acudieron a los servicios de urgencias que ofrece este instituto, en el último año, presentaron lesiones autoinfligidas y fueron jóvenes de entre 15 a 29 años de edad, y 61.3 de las atenciones fueron a mujeres.

La funcionaria precisó que la mayoría de los suicidios pueden prevenirse con una buena orientación psicológica y soporte familiar.

Recomendó a las personas a acercarse con los especialistas, con el fin de que ellos puedan ayudarles a salir de la depresión, la cual es el principal factor de riesgo para que una persona se quite la vida.

“En el ISSEMyM se crearon dos Clínicas de Estrés Postraumático ubicadas en los Hospitales Regionales de Toluca y Tlalnepantla, las cuales están integradas por psicólogos clínicos, médicos psiquiatras y médicos generales con especializaciones específicas en urgencias, intervención en crisis y manejo del estrés, que les permite con experiencia ayudar al paciente y orientar de mejor forma según sea su caso”, ahondó.

Abundó que el suicidio no ocurre abruptamente, sino que va de forma paulatina, ya que con anticipación hay avisos no verbales, y en el caso de los jóvenes es común observar la baja de calificaciones, falta del arreglo y cuidado personal, aunado a la manifestación verbal de querer quitarse la vida.

Explicó que, en ocasiones, el abuso sexual, la violencia intrafamiliar o escolar, el consumo o adicción a las drogas, una ruptura de pareja o desilusión amorosa, la muerte de un ser querido, conflictos sociales, económicos e incluso antecedentes de familiares con depresión, pueden ser factores que conduzcan a una persona al suicidio, sobre todo cuando no sabe cómo superar y manejar esas situaciones.

Gómora Culberth aseguró que actualmente los especialistas en psicología no sólo se encargan de promover valores, sino que también ayudan a las personas a elevar su autoestima, enfrentar las adversidades de la vida, además organizan pláticas sobre inteligencia emocional, talleres de relajación y de manejo de estrés.