Al lanzar el Programa de Uniformes y Útiles Escolares 2019-2020, el gobernador Quirino Ordaz Coppel otorgó los primeros créditos para 95 textileros, por un monto en su conjunto de 50 millones de pesos, con el propósito de que adquieran la materia prima necesaria para la elaboración de los uniformes y estén disponibles previo al inicio de clases, pues el canje de los mismos se abre a partir del 6 de agosto.

Luego de entregar los cheques, el gobernador del estado agradeció a los textileros y proveedores de los útiles escolares el que participen en este programa que tiene un alto sentido humano, porque mediante la entrega de dos uniformes por alumno y su paquete de útiles, se ayuda a la economía de las 450 mil familias sinaloenses que tienen a sus hijos en escuelas públicas.

En cuanto al apoyo que se otorga a la industria textilera a través de estos créditos emanados de la Red Fosin, Ordaz Coppel consideró un acierto dar las condiciones a los industriales para financiar la confección de los uniformes, porque con ello se fortalece una industria local que no existía antes de la implementación de este programa, al menos en la misma magnitud, pues incluso en su primer año de aplicación fue necesario importar las prendas de otros estados.

El mandatario estatal dijo que además de apoyar a los padres de familia con la entrega gratuita de los uniformes y útiles para sus hijos, el otro objetivo fundamental es generar empleo y que esta industria textil siga creciendo en Sinaloa.

Recordó que en el primer año de su gobierno, para el ciclo escolar 2017-2018 sólo fue posible otorgar un uniforme por alumno, debido a la enorme deuda de corto plazo que se heredó de la pasada administración, pero gracias al orden que se hizo de las finanzas públicas, para el siguiente ciclo ya fue posible regresar a los dos uniformes, lo mismo que sucederá para el periodo 2019-2020 que iniciará en agosto.

Del mismo modo, en alusión a las dificultades que presentaron los textileros y papeleros durante los primeros años de implementación de este programa hace nueve años, consistente en la demora de los pagos, Ordaz Coppel señaló que su administración será puntual en los pagos producto del canje de los uniformes y útiles escolares.

Al dar la bienvenida, el secretario de Economía, Javier Lizárraga Mercado, dio un balance del programa en el ciclo pasado, 2018-2019, que cerró con un porcentaje de avance del 85 por ciento con relación al presupuesto asignado, que fue de 207.6 millones de pesos de facturación por parte de uniformes, mientras que en útiles escolares, el avance fue del 82 por ciento, con una facturación de 60.5 millones de pesos, lo que da un total del programa de 268.1 millones de pesos en derrama económica para textileros y papeleros.

Enseguida, el gobernador Quirino Ordaz Coppel hizo la entrega simbólica de tres cheques a igual número de proveedores, para la señora Lucía Urías Jiménez, por 412 mil pesos; al señor Alejandro Sosa Flores, un crédito por 902 mil pesos, y a la señora Priscila Bojórquez Gámez, un cheque por 574 mil pesos, recursos a manera de anticipo para la adquisición de materia prima.

A nombre de los industriales textileros, la señora Leticia Enedina García, agradeció primeramente este anticipo de recursos económicos, y reconoció que este programa ha dado empleo a muchas costureras que antes no tenían trabajo.

“Gracias por el apoyo del señor gobernador y decirles que este programa beneficia a los niños y padres de familia, pero también nos beneficia a nosotros que hemos trabajado muy duro, aumentado mucho el empleo para muchas personas que antes no tenían este trabajo”, reconoció.

En su mensaje, el secretario de Educación Pública y Cultura, Juan Alfonso Mejía López, destacó la importancia de este programa, pues ayuda a la economía familiar, pues los padres de familia se ahorran la compra de dos uniformes y el respectivo paquete de útiles escolares para que sus hijos vayan a la escuela.

A su vez, el director del ICATSIN, Francisco Frías Castro, informó que a diferencia del pasado, el 90 por ciento de los uniformes se confeccionan en Sinaloa, en favor de la industria textilera local, y como innovación las camisas de este año portarán el bordado del logotipo Puro Sinaloa.